Skip to main content

Las personas suelen ser diagnosticadas con Parkinson a partir de los 60 años de edad.

El Parkinson (EP) es una alteración neurológica que se genera en el sistema nervioso central y se caracteriza por la pérdida prematura de las células del cerebro encargadas de producir dopamina, sustancia química esencial para el desarrollo de funciones del sistema nervioso central y otras actividades locomotoras.

Actualmente, 6.2 millones de personas en el mundo sufren de la enfermedad de Parkinson, lo que lo hace el segundo padecimiento neurodegenerativo más frecuente, solo después del Alzheimer.

De acuerdo a estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en los últimos años la prevalencia del Parkinson se ha duplicado en los últimos 25 años. 

Se estima que para el 2040 el número de personas afectadas por este padecimiento llegue a los 17 millones aproximadamente. 

A pesar de que continúan las investigaciones sobre este padecimiento, hasta la fecha se desconoce su origen, pero se considera que podría deberse a una combinación de factores genéticos, ambientales y los derivados del propio envejecimiento del organismo. 

Una de las ideas del Parkinson es que sus principales síntomas son generar temblores y rigidez de movimientos, pero no todos los síntomas son motores. También se presentan trastornos del sueño, cambios de ánimo y dolor de hombro.

Aunque aún no está claro si esta enfermedad puede prevenirse, los expertos en la salud recomiendan realizar distintas acciones para reducir el riesgo de padecerla como practicar ejercicio, tener una dieta rica en antioxidantes y evitar fumar. 

Para crear conciencia sobre este padecimiento, cada 11 de abril se conmemora el Día Mundial del Parkinson.

Síntomas

Los síntomas de esta enfermedad van apareciendo de manera crónica, progresiva y silenciosa.
Los primeros síntomas que se presentan son: alteraciones del olfato, trastornos de la sensibilidad, del sueño, del estado de ánimo.
Algunos síntomas de motricidad clásicos son:

  • Lentitud de los movimientos
  • Movimientos involuntarios cuando se está en reposo manifestados mediante temblores de manos, brazos, piernas, mandíbula y cara
  • Rigidez en brazos, piernas o tronco (hipertonía)

Tratamiento

La o el profesional de la salud que atiende esta enfermedad es neurólogo y será el encargado de prescribir el tratamiento más adecuado para el paciente.