Skip to main content

Expertos de salud llaman a continuar con las medidas para prevenir contagios y a atender los síntomas por la prolongación de la enfermedad, así como su impacto en la salud mental.

“¿Seguimos en pandemia de COVID-19 o ya estamos en endemia?”, es una de las preguntas más frecuentes en la actualidad

 

La respuesta es clara: la pandemia del coronavirus no ha terminado, advirtieron expertos en una mesa redonda titulada “COVID-19 y la protección de los trabajadores: lecciones de la pandemia”, realizada durante el primer día de actividades de las Jornadas de la Salud, organizadas por Ternium y Hospital Clínica Nova, evento que reúne a médicos y médicas de Ternium, Tenaris, Hospital Clínica Nova, Techint E&C, USIMINAS, Tenova y Humanitas.

 

Por más de 90 minutos, los expertos Miguel Ángel Sanz, Director Médico de Hospital Clínica Nova, Alessandro Dias, Gerente de Salud de Ternium en Brasil; Amalia Becerra, Directora Médica del Hospital Nogalar; Jesús López, Presidente de la Sociedad Mexicana de Emergencias Médicas; y Diego Jaime, Infectólogo del Hospital Clínica Nova, dialogaron sobre el estatus actual de esta enfermedad y el impacto que ha tenido a nivel global.

 

Ya son más de dos años desde que inició la pandemia del coronavirus y las olas de contagio son una constante debido a las nuevas variantes del virus y el relajamiento de las medidas preventivas en el mundo.

 

“Estamos en pandemia, sin duda”, afirmó Diego Jaime, “mientras sigan habiendo picos difícilmente vamos a poder hablar de endemia y una cosa muy importante es que la población en riesgo todavía es grande y todavía está en riesgo de infección o reinfección; la cantidad de casos todavía puede ser suficiente para sobrepasar los servicios de urgencias o los servicios estándar de un hospital”.

 

Por su parte, Jesús López resaltó que el virus aún sigue sorprendiendo a la medicina a nivel mundial, pues su comportamiento “impredecible”, por lo que el surgimiento de nuevas variantes es muy posible. Incluso, pronósticos de la Organización Mundial de la Salud señalan que la pandemia “podría” convertirse en endemia hasta 2024.

 

“La variante Ómicron ha sido la más contagiosa, aún no podemos vivir como antes de la pandemia; no obstante, cada vez vivimos más familiarizados con ella, convivimos más, conocemos las medidas de seguridad que realmente funcionan y las que no, ya tenemos las vacunas”, puntualizó.

 

Sobre las medidas de prevención, las cuales variaron no solo de país a país, sino dentro de una misma nación, pareciera que hubo mucha prisa por levantar la obligatoriedad del uso de las mascarillas, convirtiéndose éste en uno de los temas tratados en la mesa redonda.

Sin embargo, Alessandro Dias destacó los protocolos de Ternium para salvaguardar la salud de todos sus colaboradores. Desde que inició la pandemia, la empresa activó un plan de contingencia ante esta enfermedad, el cual tenía un solo objetivo: cuidar al trabajador.

“Las medidas adoptadas por Ternium fueron importantes para mantener las operaciones de manera segura. En Brasil mantendremos el uso de las mascarillas, nuestra decisión está basada en medidas científicas, ésta es la última medida importante para proteger a nuestra población”, señaló. 

 

Por otro lado, Amalia Becerra, quien durante el primer año de la pandemia fue una de las voceras oficiales del Gobierno de Nuevo León sobre los temas de COVID-19, reconoció que hubo decisiones políticas y económicas que influyeron en la aplicación o levantamiento de las medidas de prevención en el estado, por lo que en este momento queda criterio de cada persona su seguimiento.

 

“Sin embargo, la máxima recomendación es seguir utilizando la mascarilla, ventilar espacios, evitar las aglomeraciones y contar con el esquema completo de vacunación”, comentó, “lo que nos va a dejar la pandemia es una enseñanza individual y social de la importancia de estar preparados ante cualquier escenario”, añadió.

 

El Doctor Miguel Ángel Sanz contó la experiencia en la atención de un paciente en Hospital Clínica Nova quien dio positivo a COVID-19, mismo que fue dado de alta cuando sus pruebas arrojaron negativo, pero a la semana volvió con la sintomatología. Luego de analizar su caso clínico descubrieron que cada infección fue provocada por una variante diferente del virus.

 

“Como gestores de instituciones y del área industrial necesitamos saber qué vamos a hacer con los pacientes, porque los damos de alta y en poco tiempo se presentan otra vez con síntomas y positivos. Creo que a raíz de estos análisis queda claro que el infectarte no es ganar un ‘ticket’ de seis meses de inmunidad y que ya puedes salir como si nada, así que las medidas de cuidado deben de prevalecer y esto es algo que no se comunica de forma global. Señores: la reinfección está latente y hay que seguirse cuidando”.

 

El uso de fármacos para tratar el COVID-19, vacunas que cubran más variantes y su aplicación en la población, así como tratamientos que puedan ayudar no solo a reducir la gravedad de la enfermedad o muerte, sino que corten con la transmisión del virus, son asignaturas pendientes que poco a poco se irán resolviendo con la investigación científica y que ayudarán a que la pandemia termine, coincidieron los especialistas.

 

COVID- 19 prolongado, salud mental, viruela del mono…

La comunidad médica sabe del impacto de la pandemia en el bienestar general de la población, sobre todo con la presencia de la sintomatología persistente o secuelas de la infección, así como la afectación de la salud mental.

 

El Doctor Miguel Ángel Sanz señaló en que aún no hay información clara respecto al llamado “COVID prolongado o persistente”, que son las afectaciones que continúan después de recuperarse de la enfermedad, entre ellas, la fatiga, dolores de cabeza y tos, pero esto debe ser tomado con seriedad y tratarse.

 

Insistieron en evitar los contagios, pues este tipo de infecciones pueden tener un “efecto acumulativo” que provoque daños crónicos en el cuerpo.

 

Sobre el impacto del coronavirus en la salud mental, manifestado en padecimientos como ansiedad y depresión, también los especialistas hicieron un llamado a prestarle atención.

 

“Hay miedo en los pacientes hacia la enfermedad, pero también hay un aislamiento que afecta a las personas, un temor a quedar aislado de nuevo. Yo creo que nosotros en las empresas podemos estructurar programas para tratar las enfermedades mentales y así encaminar a los pacientes a un tratamiento correcto”, dijo Alessandro Dias.

Las pandemias de Influenza, en 2009, y COVID-19, en 2019, son una muestra de que este tipo de afectaciones se seguirán presentando en el mundo, por lo que la próxima pandemia podría estar más cerca de lo que la gente espera. Todos los especialistas coincidieron en la importancia de estar preparados ante ello.

 

Por ejemplo, hoy en día la viruela del mono es una enfermedad que la OMS sigue muy de cerca ante los brotes que han surgido en distintos países a nivel mundial. Incluso, la propia OMS la ha declarado como emergencia a nivel mundial.