Skip to main content

La diabetes, la obesidad y la hipertensión son algunos de los factores que aportan ante un diagnóstico con esta enfermedad.

Ante el incremento de casos y riesgos en la salud, Juan Enrique Santos, médico internista en Hospital Clínica Nova, impartió la sesión “Generalidades del Síndrome Metabólico”, con el objetivo de explicar la importancia de este padecimiento y su impacto en los pacientes, así como también en la salud pública. 

 

En su ponencia, el especialista recalcó las consecuencias que puede tener un paciente con este diagnóstico médico debido al riesgo cardiovascular elevado. 

 

“El síndrome metabólico está compuesto por obesidad, glucosa alterada, niveles de presión arterial alta y dislipidemia, como hipercolesterolemia o hipertrigliceridemia, pero sobre todo gira entorno a la obesidad, que es algo que hemos visto que se ha incrementado con el paso de los años”, expresó. 

 

De acuerdo con estadísticas presentadas por la Federación Mundial de la Obesidad, en 2020 había un aproximado de 111 millones de hombres con obesidad y 135 millones de mujeres con obesidad en las Américas. Para 2025, se espera que haya un incremento de hasta 134 millones en hombres y 158 millones en mujeres.  

En 2011, México se ubicó dentro de los cinco países que tienen una mayor prevalencia de diabetes en pacientes de 20 a 79 años, según datos de la Federación Internacional de Diabetes.

“Se espera que para el 2030, por ejemplo, existan aproximadamente 34.2 millones de pacientes con glucosa alterada en ayuno”, informó.

 

Ante esto, el especialista recomienda que, en las consultas de primer contacto, se inicien a valorar e identificar los factores de riesgo como sobrepeso u obesidad, dietas altas en calorías, hipertensión, tabaquismo, sedentarismo, entre otros, que conducirán al síndrome metabólico. 

 

“Tenemos que empoderar al paciente, hay que informar que no solo es ver el número del laboratorio, sino también las acciones que vamos a tener que hacer para cambiar ese número. Más que un tratamiento, tenemos que hacer medicina preventiva, que es a lo que nosotros nos referimos con la dieta, el ejercicio, cambio de hábitos. Hay que ayudar para que el paciente tenga un cambio de mentalidad”, comentó. 

 

Santos también recomienda tomar en cuenta el estado emocional de los pacientes y trabajar con un equipo multidisciplinario:

“Necesitamos buscar de manera intencionada no solo las complicaciones, también los problemas o las enfermedades para poderlos tratar a tiempo”, finalizó.